Esto se llama proteger el media ambiente.

La eficiencia energética sube, los costes bajan

La calidad es lo primero

Bergen’s Greenhouses: avances gracias a la técnica

Un chirrido silencioso. Se para. Otro chirrido silencioso. Y de nuevo se para. Cuando en Bergen’s Greenhouses, en Forest Lake, se tiene la sensación de que el techo se mueve, no es del todo incierto: las plantas se encuentran suspendidas en el aire dentro de unas macetas colgantes formando largas filas paralelas. Estas hileras verdes están en movimiento todo el día; sólo se para cuando hay que regar o recolectar. Cuando se deja vagar la mirada por los 168 metros que existen hasta el final de la construcción, se obtiene una imagen impresionante: 117.000 macetas con petunias e impatiens recorren una y otra vez el mismo trayecto de norte a sur balanceándose en silencio: 225.000 unidades salen del invernadero cada año.

Tras esta imagen se esconde una gran cantidad de técnica: un motor acciona las filas, las paradas se han calculado de antemano. Los trabajadores encargados de recolectar se desplazan con carros elevadores por debajo de las filas y recogen las macetas que están "maduras", es decir, listas para el transporte. "Nuestro sistema es único", afirma el gerente Kevin Johnson. "No sólo aprovechamos mejor el espacio de nuestros invernaderos, sino que simplificamos enormemente los procesos de trabajo." Así, los trabajadores ya no se tienen que agachar para recolectar, el riego manual se suprime totalmente y, además, las plantas crecen muy bien porque en la parte superior reciben más luz.

Por esta empresa familiar de Minesota ya han pasado cuatro generaciones. Fue la primera de América del Norte en construir invernaderos con planchas dobles alveolares. "Locally Grown since 1921" (Cultivo local desde 1921): así reza el eslogan bajo el cual se venden montones de plantas de maceta, sobre todo hortensias, lirios, geranios, impatiens, begonias y petunias. Esta empresa también es famosa por sus plantas de temporada, como narcisos y poinsetias. Los clientes son principalmente distribuidores como Wal-Mart y, en una menor proporción, grandes floristerías independientes de Minesota, Dakota del Norte, Dakota del Sur y Wisconsin. Con cuatro centros, alrededor de 105.000 metros cuadrados de superficie de cultivo y un centro de jardinería, Bergen’s es la empresa de jardinería más grande de la región, a la vez que un precursor en cuestiones técnicas.

Esto también queda patente bajo el techo de los invernaderos. Allí se ha empleado otra innovadora tecnología: las grandes ventanas se pueden abrir con tan sólo pulsar un botón. Esto permite controlar con facilidad el clima del invernadero: así se expulsan el calor y el aire excesivamente húmedo. De este modo, se suprime el empleo de costosos ventiladores con un alto consumo energético. Y otra ventaja: las plantas crecen en condiciones "naturales" y, por lo tanto, son más resistentes.

También vale la pena mirar al suelo desde el techo: pulsando un botón se moja, y se vuelve a secar. Cuando las plantas de maceta situadas en el suelo, dentro de unas pilas de varios centímetros de altura, necesitan agua, se inundan dichas pilas. En el suelo situado debajo de las pilas hay unos depósitos con más de un millón de litros de agua. El agua lleva también la cantidad adecuada de fertilizante, que calcula un ordenador. Las ventajas de este sistema no sólo son una dosificación exacta y el escaso trabajo manual: "El agua que se expulsa con el fertilizante se puede reutilizar. Además, tenemos muchas menos enfermedades y mermas de calidad, ya que no hay ningún tipo de agua de goteo en las plantas", explica Kevin Johnson.

Esta empresa de Forest Lake también apuesta por una manipulación rápida y sencilla de las plantas jóvenes. "Antes se tenían que transplantar las estacas y, después, cargarlas en grandes carros. Los trabajadores transportaban las plantas hasta el lugar de destino del invernadero, donde las regaban a mano", recuerda Johnson. Hoy en día, todo es mucho más sencillo: las estacas se plantan y, desde allí, se cargan automáticamente en carros de aluminio. Después de pasar por la instalación de riego, se dirigen automáticamente al lugar de destino del invernadero, donde una grúa coloca los palets en los arriates. Este sistema también es único en EE. UU.

Toda la técnica de Bergen’s Greenhouses está orientada a la calidad de los productos: "Para mantenernos en este mercado, debemos suministrar mercancías de primera clase. Tenemos que cumplir con las exigencias por las que se nos conoce en la zona; de lo contrario, no estaremos a la cabeza." Los costes juegan un papel muy importante. "Evitamos muchos costes ahorrando energía", afirma Johnson. PLEXIGLAS® contribuye en gran parte a este ahorro. Cerca de 44.000 metros cuadrados de invernadero están cubiertos de PLEXIGLAS ALLTOP®. Las temperaturas en esta zona de EE. UU. suelen bajar de los 0 grados centígrados de noviembre a abril, por lo que nieva intensamente. Este material termoaislante ha demostrado ser un verdadero factor de coste en este clima: "Ahorramos la mitad de los costes energéticos en comparación con el vidrio", calculan los jardineros. Y PLEXIGLAS® también ofrece otras ventajas a Bergen’s en comparación con el vidrio u otros materiales, por ejemplo, el tema del rendimiento luminoso: "Gracias a una transparencia del 91 por ciento, las plantas crecen con más rapidez, forman colores más bonitos y son más resistentes: esto resulta evidente si se las compara directamente con las plantas de los invernaderos que hemos construido con otros materiales." Motivo suficiente para continuar apostando por este material: ya se está construyendo el próximo invernadero de PLEXIGLAS®.

También en este caso, las filas de macetas colgantes recorrerán una y otra vez el mismo trayecto. Y, probablemente, las begonias y petunias tendrán visita de nuevo: cuando, además del típico chirrido silencioso de las cintas, se escuche por arriba un suave gorjeo, los trabajadores sabrán que tienen que fijarse bien, pues eso significa que algún pájaro ha vuelto a construir un nido en una maceta. 


También puede encontrar la historia sobre la reina de las macetas en la edición actual de Greenhouse Journal. Descargar PDF.

¿Cuánta energía ahorra con PLEXIGLAS®? ¡Averígüelo! más

Una casa solar, un submarino, un restaurante en una casa de árbol: con PLEXIGLAS® se pueden realizar proyectos extraordinarios. La revista "Design in Acrylics" (DiA) informa acerca de estas creaciones únicas. más