Esto se llama proteger el media ambiente.

La eficiencia energética sube, los costes bajan

Peces y lirios

Ed Feenstra tiene más de una idea sobre PLEXIGLAS®

A Ed Feenstra no le falta ingenio. "Me encanta la técnica", explica este jardinero de 46 años. Cuando uno da una vuelta por los invernaderos de su empresa Feenstra Flowers en Ontario (Canadá), le queda claro lo que esto significa: por todas partes hay especialidades técnicas "á la Ed" que simplifican el trabajo. Las tuberías blancas de riego sobre los arriates de lirios, por ejemplo. O el sistema de tuberías situado bajo el techo, por el que pasa agua caliente en invierno para derretir la nieve. Este sistema ya lo han copiado incluso otros explotadores de invernaderos.

"En realidad, siempre estoy pensando lo que se podría mejorar", afirma Ed. Este ansia de mejora y de una funcionalidad perfecta le llevó hasta PLEXIGLAS®. En 1992 construyó su primer invernadero de film de plástico. "La empresa acababa de empezar y elegimos el film simplemente porque era barato." Pero Ed y su mujer Loraine no estaban contentos: "El rendimiento luminoso no era bueno y teníamos grandes problemas con el agua de condensación que goteaba sobre las plantas." Así, los Feenstra tenían que luchar continuamente contra las micosis producidas por Botrytis. Y el supuesto ahorro que supuso el invernadero cubierto de film de plástico dejó de serlo rápidamente: "Teníamos que renovar el film por completo cada dos años." Ed tenía la solución ante sus ojos desde hacía mucho tiempo: su vecino y amigo Otto Bulk de "Rosa Flora" tenía invernaderos de PLEXIGLAS® desde 1987 con todas sus ventajas. Ed los conocía bien, pues había trabajado para Otto durante muchos años antes de fundar su propia empresa. En 2000, Feenstra encontró la manera de sustituir el film de plástico por planchas dobles alveolares PLEXIGLAS®. Nunca se ha arrepentido de tomar esta decisión: "Nuestros lirios crecen mucho mejor gracias a la gran transparencia y tenemos un mayor rendimiento".

Las propiedades termoaislantes de PLEXIGLAS® son otra de las ventajas. En Feenstra Flowers se cultivan diferentes clases de lirios bajo planchas dobles alveolares PLEXIGLAS® de 16 mm en 4.800 metros cuadrados. Estas exigentes plantas con nombres sonoros como Mero Star, Sorbonne, Siberia, Rialto y Yelloween necesitan una temperatura constante de 17 - 18 grados. A ello no contribuye precisamente el clima canadiense, con sus calurosos días de verano de hasta 30 grados centígrados y sus oscuros inviernos con temperaturas de hasta menos 30 grados. "Gracias al buen aislamiento térmico de PLEXIGLAS® podemos mantener constantes las temperaturas utilizando menos energía." Ed Feenstra afirma: "Cambiar a PLEXIGLAS® supuso para nosotros una inversión en el futuro."

Ahora, no sólo construye sus propios invernaderos con este material, sino que también dirige Edwards Greenhouse. Esta empresa suministra y construye invernaderos para jardineros de todo Ontario. "PLEXIGLAS® se puede manipular de forma segura, sencilla y muy rápida: da gusto acristalar un invernadero con este material." Con un equipo de seis trabajadores, Feenstra logra construir dos invernaderos al día, lo que equivale a alrededor de 300 planchas. Su cuadrilla de montaje recibe cada vez más solicitudes de oferta, ya que la demanda de instalaciones fabricadas con este material está aumentando de manera considerable.

Feenstra almacena el vidrio acrílico necesario en una nave de 2000 metros cuadrados, en la que también se ha empleado PLEXIGLAS®. La calefacción necesaria para un almacén cubierto de PLEXIGLAS® es mínima. La nueva calefacción de suelo de Feenstra sólo se utiliza cuando llega el frío intenso. El tejado de PLEXIGLAS® transparente no sólo ahorra costes de calefacción, sino también de iluminación, ya que deja pasar la luz diurna. Una parte del tejado se ha construido con planchas dobles alveolares PLEXIGLAS HEATSTOP®, que han sido formuladas específicamente y reflejan la luz infrarroja. HEATSTOP® reduce la acumulación de calor en los recintos de trabajo, por lo que se hace innecesaria su climatización. Esto ahorra energía no renovable.

Ed Feenstra no sería quien es si no hubiera ideado algo relacionado con el vidrio acrílico: ahora ofrece una solución completa de sistema a los clientes que desean reequipar su invernadero con PLEXIGLAS®. La demanda de estas soluciones está creciendo: los clientes saben que los sistemas de calidad, en combinación con un acristalamiento de calidad, merecen la pena.

Uno se puede imaginar que Ed Feenstra tiene siempre una nueva idea en mente. La última está tomando forma. Conduciendo por una larga autopista, de repente tuvo una idea: un sistema de recuperación del calor (Heat Recovery System) para los invernaderos. Las cámaras de aire existentes en las planchas alveolares lo hacen posible. De vez en cuando, se debe expulsar la humedad sobrante del invernadero. Para ello, se han abierto hasta ahora las ventanas giratorias, por las que entra aire más seco. "Eso ha funcionado, pero perdemos calor", explica Ed. Ahora está construyendo un prototipo de un sistema de intercambio térmico utilizando la geometría única de las planchas PLEXIGLAS®. El resultado esperado es "ahorrar energía al tener que calentar menos." Muchos jardineros se podrían beneficiar en el futuro de este sistema de ahorro de energía.

"Sentimos curiosidad por saber lo siguiente que se le va a ocurrir", afirma uno de sus trabajadores. Al ritmo que van las ideas de Feenstra, seguro que no tendrán que esperar mucho. 


También puede encontrar la historia sobre la reina de las macetas en la edición actual de Greenhouse Journal. Descargar PDF.

¿Cuánta energía ahorra con PLEXIGLAS®? ¡Averígüelo! más

La videoserie online presenta proyectos que respetan el clima con PLEXIGLAS®. más