Esto se llama proteger el media ambiente.

La eficiencia energ?tica sube, los costes bajan

Color natural

En los invernaderos de PLEXIGLAS? se obtienen colores casi id?nticos a los que proporciona la naturaleza

Resplandecen en rojo vivo, amarillo dorado como el sol o rosa brillante: las begonias seducen al observador sobre todo por sus colores intensos y llamativos.  En su h?bitat sudamericano, estas plantas de varios a?os de edad crecen a cielo abierto. Ning?n cristal se interpone entre ellas y la luz UV. De forma completamente natural, los pigmentos de las hojas y flores proporcionan luminosidad. Pero en algunos invernaderos centroeuropeos tambi?n se obtienen efectos parecidos. “Con nuestro invernadero de PLEXIGLAS ALLTOP?, las begonias crecen igual que al aire libre“, explica el jardinero Karl Zwermann, de la poblaci?n alemana de Usingen,  en Hochtaunus. Y su palabra tiene peso, puesto que pudo realizar una comparaci?n directa cuando hace m?s de 30 a?os construy?, junto a su invernadero de cristal, su primer invernadero de PLEXIGLAS?. Zwermann vend?a plantas procedentes de ambos invernaderos en el mercado central. “Pero en poco tiempo los clientes s?lo quer?an begonias procedentes del invernadero de PLEXIGLAS?. No s?lo los colores, tambi?n el crecimiento era mejor“, explica Zwermann, que observa efectos parecidos en la flor de Pascua. Entre otros factores, hay que agradec?rselo a la alta permeabilidad a los rayos UV del material, que alcanza el 91%.

PLEXIGLAS? para un clima especial

Por aquel entonces, hace m?s de 30 a?os, Zwermann fue un pionero en el trabajo con invernaderos de PLEXIGLAS?. Recibi? visitas incluso desde Jap?n, pues muchos cultivadores quer?an ver su invernadero de cerca. “Bajo las planchas de PLEXIGLAS? hemos conseguido crear un clima muy especial para la poblaci?n de plantas“, explica Zwermann. Una calefacci?n por aire de circulaci?n situada entre cada una las filas de begonias se encargaba de que las plantas recibieran calor por la parte inferior y aire fresco por la parte superior. Para ello resultaba determinante que el material ofreciera un buen aislamiento t?rmico. En contraposici?n al invernadero de cristal, menos aislante, las plantas no recib?an fr?o y la temperatura se manten?a constante. “Solamente con ello pudimos ahorrar del 35 al 40% de costes energ?ticos”, afirma Zwermann haciendo balance. “Con la tecnolog?a actual la cifra asciende incluso a m?s del 50%”. Esto era importante en los tiempos en que la crisis del petr?leo caus? una subida de precios, y hoy sigue siendo importante ante la transformaci?n del clima.

M?s luz para un crecimiento m?s r?pido

En aquellos tiempos, los esc?pticos echaban en cara a Zwermann la imposibilidad de cultivar plantas bajo PLEXIGLAS?. Pero, con sus resultados, Zwermann les demostr? lo contrario. Y es que no s?lo consigui? colores m?s bonitos y un menor consumo de energ?a, sino que, adem?s, las plantas crec?an de forma m?s frondosa y bella. La luz difusa que atraviesa las planchas de PLEXIGLAS? no quema las plantas. “Esto me permit?a mantener toda la luz sobre las plantas durante m?s tiempo y me evitaba la necesidad de oscurecer el ambiente para proteger las begonias de la luz solar directa“, explica Zwermann. Adem?s, ninguna planta ten?a que estirarse ni enderezarse especialmente para recibir suficiente luz. El resultado fue un crecimiento m?s frondoso y fuerte gracias a una proporci?n natural de rayos UV, con o sin aplicaci?n de sustancias inhibidoras convencionales, y todo ello, adem?s, en un menor tiempo de cultivo. En consecuencia, los 1.300 metros cuadrados de invernadero existentes en 1972 no tardaron mucho en aumentar. Zwermann ampliaba continuamente su empresa, hasta que finalmente alcanz? los 8.000 metros cuadrados de superficie de invernadero disponible para las begonias. Incluso ahora –Zwermann lleva jubilado desde el 2005– visita de vez en cuando su antigua empresa en la que siguen creciendo begonias y flores de Pascua de vistoso colorido bajo PLEXIGLAS?.  

 


Tambi?n puede encontrar la historia sobre la reina de las macetas en la edici?n actual de Greenhouse Journal. Descargar PDF.

Resultados florecientes en la producci?n de orqu?deas. m?s