Esto se llama proteger el media ambiente.

Un buen clima compensa.

Dispositivos inteligentes para generar sombra

Las persianas transparentes de compuesto de moldeo PLEXIGLAS® protegen del sol y del calor sin oscurecer el ambiente. Esto reduce los costos energéticos de aire acondicionado e iluminación.
 
En Alemania, las temperaturas aumentan constantemente: desde 1901, la temperatura media ha aumentado aproximadamente un grado, según ha informado el servicio meteorológico alemán. El clima se ha modificado, la temperatura aumenta continuamente y las zonas climáticas se desplazan.
Con estas elevadas temperaturas se torna difícil concentrarse, sobre todo durante el trabajo cotidiano. Por eso se intenta por diversos medios lograr ambientes más frescos. Esto queda de manifiesto, por ejemplo, en la fuerte demanda de sistemas de aire acondicionado. Según estudios de la Unión Europea, la demanda de refrigeración se cuadruplicará para 2020.

Las viviendas y los ambientes de trabajo se calientan muy velozmente debido especialmente a la radiación solar que incide sobre las fachadas de vidrio y con ventanas. Para evitar el calentamiento, suelen refrigerarse los ambientes con el aire frío de la mañana y más tarde se cierran las ventanas y las persianas para impedir la entrada de calor. Al mismo tiempo, las persianas cerradas impiden que el sol encandile o brille sobre la pantalla de la computadora. Pero esto tiene también su lado oscuro: mientras afuera brilla el sol y el buen tiempo atrae, la vista hacia fuera queda bloqueada. Además, adentro está oscuro, por lo que debe encenderse la luz. Así, se originan costos de electricidad adicionales.

Impedir la entrada de los rayos solares sin oscurecer el ambiente

Prismaplex ha desarrollado en colaboración con Evonik una solución que protege de la luz solar directa y del calor sin oscurecer por ello los ambientes: persianas de compuesto de moldeo PLEXIGLAS® transparente. Mediante estructuras lineales pequeñas las persianas reflejan la luz solar directa en la superficie. "Sólo los rayos solares que inciden lateralmente entran en el ambiente. Estos rayos, a diferencia de los que inciden de frente, transportan menos calor, con lo que disminuye el calentamiento. Además, las persianas proporcionan una luz uniforme, de modo que el sol no provoca encandilamiento“, dice Peter Battenhausen, Business Development Manager de la Linea de Producto Acrylic Polymers de Evonik. Dado que las persianas de PLEXIGLAS® son transparentes, permiten ver el cielo azul y sólo dejan entrar en la luz natural difusa. Para algunas actividades, la luz natural es indispensable, por ejemplo, cuando se trabaja con colores. Sus distintos matices sólo pueden percibirse claramente con luz natural.

Estas láminas resultan convenientes también desde un punto de vista económico: las persianas logran una clara reducción en los costos de la energía consumida en aire acon-dicionado e iluminación. Mientras que un sistema de aire acondicionado convencional dispa-ra los costos de electricidad día a día, las láminas contrarrestan el calentamiento del ambiente mediante la reflexión y disminuyen los costos de refrigeración. Además, ya no se necesita encender la luz eléctrica porque, aun con las persianas bajas, entra suficiente luz.
Las estructuras prismáticas de 90 grados de la superficie permiten que las tiras transparentes de PLEXIGLAS® produzcan una reflexión total. "Son elevaciones y depresiones menores a un milímetro, llamadas también microestructuras ópticas", explica Battenhausen.

Nuevo proceso de fabricación para la reproducción de estructuras

Prismaplex ha desarrollado, en estrecha colaboración con Evonik, un proceso de producción en el que se fabrican estructuras con la máxima precisión. Para ello, la empresa necesita un compuesto de moldeo PLEXIGLAS® especial y la correspondiente tecnología. Prismaplex emplea aquí herramientas de estampado especiales que crean elevaciones y depresiones precisas en la superficie. Es importante que durante el proceso de producción las temperaturas sean las adecuadas. El tambor de estampado se calienta en determinadas secciones a más de 200 grados y, en el transcurso de una media vuelta, se lo enfría hasta los 70 grados. La elevada temperatura hace que el PLEXIGLAS® se funda de manera rápida y sencilla y la baja temperatura endurece luego las estructuras en la forma deseada. Sólo así pueden reproducirse los prismas en forma uniforme y precisa.

No todos los compuestos de moldeo son adecuados para esta clase de procesamiento. El material debe ser de baja viscosidad de fundido y tener propiedades especiales de fluidez. "Hemos desarrollado por ese motivo un compuesto de moldeo que responde a estas exigencias. El compuesto de moldeo PLEXIGLAS® aporta una elevada transparencia óptica y gran resistencia a la intemperie“, dice Battenhausen. Las tiras pueden suministrarse en cualquier longitud: esto es lo nuevo. Sucede que, hasta ahora, con los métodos existentes, se podían producir con una longitud limitada lo que, además, era mucho más costoso. Los productos estándar de Prismaplex tienen un espesor de entre dos y tres milímetros, la anchura de las tiras de PMMA llega hasta los 1.000 milímetros.

"Las persianas microestructuradas simplemente bloquean los rayos solares directos y el calor sin oscurecer el ambiente, lo cual mejora el clima de trabajo", dice Battenhausen. Y lo hace en dos sentidos: las temperaturas ambiente disminuyen y el trabajo con luz natural es más agradable que con iluminación eléctrica. En el largo plazo, con costos energéticos que siguen aumentando, una protección contra el sol tan efectiva se torna indispensable. Y la próxima ola de calor vendrá, con seguridad.